Hibernaremos para poner a punto la huerta y mejorar la puesta en escena, pero el restaurante y el área MICE seguirán abiertos todos los días.

         A partir de este fin de semana haremos un paréntesis en el funcionamiento de nuestro jardín. En estos primeros 6 meses, la huerta de Burjassot ha sido tan agradecida con sus cálidos atardeceres como imprevisible ahora que las horas de luz han comenzado a menguar. Y, en una propuesta pensada para celebrar los días, para ser disfrutada y compartida por una multitud, la estación que llega nos va a ofrecer una pausa que inicialmente no previmos pero que aprovecharemos con ganas para regresar con mejoras que tampoco serían posibles de otro modo.

         Abrir el jardín de Villa Indiano es algo con aspecto de iceberg. Bajo la superficie, la activación de alrededor de 20 personas dedicadas a la correcta operativa del jardín cultural y gastronómico suele pasar desapercibida, pero es físicamente necesaria. O, al menos, lo es desde nuestro ángulo, desde el compromiso que hemos adquirido como organización. Cabe dignificar las condiciones laborales en hostelería, pero igualmente cabe que, como usuarios, meditemos acerca del verdadero valor que estamos dispuestos a conceder a este ejercicio, a menudo ingrato. En Villa Indiano, estas semanas de paréntesis en el jardín nos servirán para profundizar en esta reflexión, así como para consolidar nuestras redes de colaboración, para poner a punto la huerta y para implementar algunas mejoras que optimizarán la experiencia en el lugar con la llegada de la primavera.

UN JARDÍN PARA CELEBRAR LOS DÍAS QUE VOLVERÁ EN PRIMAVERA DE 2023

Un balance prometedor

         Estos 6 primeros meses de actividad nos han servido también para intuir el potencial de lo que está por venir. El jardín de Villa Indiano recibió durante este período más de 35.000 usuarios y ofreció un total de 165 actividades lúdicas y culturales, un buen número de ellas de carácter gratuito. Este ejercicio dio cabida a más de 30 conciertos en directo con la Serra Calderona como telón de fondo; a una propuesta en torno al bienestar con talleres de yoga, encuentros sobre alimentación saludable o crecimiento personal; a más de una veintena de actividades dirigidas específicamente a los menudets; a varias decenas de talleres con las temáticas más diversas (creatividad, artesanía, cerámica, reciclaje, reparación de bicicletas, gastronomía, vino); a eventos de divulgación sobre cuestiones de interés creciente (desinformación, la muerte como tabú, las nuevas formas de trabajo); o a oportunidades de inmersión en terrenos como el teatro, la ilustración o el diseño.

         Pero Villa Indiano, que nació como nueva forma de habitar la huerta, no solo ha sido oferta cultural durante estos 6 primeros meses. Nos preciamos especialmente de las redes de colaboración que hemos empezado a tejer y que incluyen acciones cruzadas con ONGs como CEAR o Mensajeros de la Paz, la activación musical sostenida con Primavera d’Hivern o con El Club de Amigos del Crimen de Ràdio Klara, las maravillosas rutas guiadas por Burjassot con los historiadores Ángel López y Roberto Blanes, la complicidad con la Agrupación Musical Los Silos, de Burjassot, o la celebración regular de clubs de lectura bajo la coordinación de Amparo López. Más allá, Emportat l’Horta, nuestro particular mercado de productos de proximidad, se ha consolidado cada quince días poniendo en contacto directo a productores (Mastika l’Horta, Vero, Cabàs i Lligona) y a consumidores y nos demuestra que estar en la huerta no consiste en decir, sino sobre todo en hacer. Este es el camino que hemos comenzado a explorar y que tendrá continuidad en primavera.

        

        

Nuestro restaurante sigue abierto todos los días

         En este paréntesis del jardín, el restaurante de Villa Indiano seguirá abierto 7 días a la semana. Nuestra propuesta gastronómica ha profundizado ya en señas de identidad que resultan naturales en plena huerta: arroces, carnes y pescados a la brasa y verduras estacionales son la base de nuestra despensa. Y lo ha hecho en las salas originales de un edificio que resulta único e inconfundible, justo frente a la parada de metro de Burjassot. Al margen de los menús de mediodía (25€ de lunes a viernes, 29€ los fines de semana), en estas fechas de cierre y entrada de año, el restaurante propondrá también menús especiales (Navidad, Nochevieja, Año Nuevo y Reyes). 

Villa Indiano, un espacio singular para la celebración de eventos

         Además del restaurante, Villa Indiano continuará albergando todo tipo de celebraciones corporativas y sociales dentro de su área MICE.  La autenticidad y el carácter que caracterizan a esta villa de principios del siglo XX junto a la dotación tecnológica de que dispone, tanto en el interior como en el jardín, la convierten en el espacio perfecto para acoger eventos privados, celebraciones familiares, presentaciones de producto, shootings o reuniones de empresa.  

         Así pues, durante los próximos meses, Villa Indiano seguirá acercando la huerta a todos aquellos que quieran compartir momentos fuera del ajetreo de la ciudad. Ahora lo haremos a través de la gastronomía, pero muy pronto con un jardín renovado y más lleno de creatividad y cultura que nunca.

          

Ver todas
Villa Indiano
  • Camí de l’Estació, 4
  • 46100, Burjassot (València)
  • Coordenadas:
  • 39.50860, -0.40655

Mariano Benlliure, 71, 46100 Burjassot

Linea 1

¿Quieres venir
a Villa Indiano?
Andando, en bici, metro… venir hasta aquí es muy sencillo, elige tu transporte y te explicamos cómo

Venir en bicicleta es la opción más sostenible para llegar hasta Villa Indiano disfrutando del paseo por la huerta. ¿Desde dónde vienes?

Villa Indiano se encuentra justo enfrente de la estación de Burjassot. De tu casa hasta la puerta, qué más se pude pedir. ¿Desde dónde vienes?

No te aconsejamos que vengas en coche, Pero si no te queda más remedio, te indicamos como llegar al parking público. ¿Desde dónde vienes?

Suscríbete Villa Indiano al minuto
© Villa Indiano 2022